Feedback RADLA 2018

RESÚMENES

Perlas médicas

Perlas médicas en dermatología

Presentado por: Keneth J. Tomecki, MD
Dept. of Dermatology, Cleveland Clinic, Cleveland, OH, USA

En mujeres, los antibióticos pueden ser más eficaces que los anticonceptivos orales en los primeros 3 meses; luego, el efecto de ambos se equipara (6 meses). Tras tres meses de tratamiento, los antibióticos deben suspenderse (resistencia). Algunas mujeres pueden necesitar espironolactona debido a irregularidades hormonales. El riesgo de desarrollar hipercalemia es inexistente.

Aunque se ha sospechado una posible asociación entre ambos, no se ha demostrado que el uso de isotretinoina aumente el riesgo de colitis ulcerativa (sin relación causal) mientras que podría disminuir el riesgo de enfermedad de Crohn.

Aproximadamente 1/4 a 1/3 de los individuos pueden tener afectación de la función lenticular y de la retina por lo que es recomendable hacer un seguimiento oftalmológico en estos pacientes.

Por otro lado, se ha visto que la suplementación del zinc puede estar recomendada, pues se han encontrado bajos niveles de este mineral traza en poblaciones de pacientes con formas tanto leves como graves de la enfermedad. Se ha propuesto al zinc como un marcador probable de gravedad, duración y resistencia al tratamiento de la alopecia areata.

Se ha encontrado un aumento de la incidencia de enfermedad prostática con incremento del volumen y de la frecuencia urinaria (síntomas de hiperplasia) en pacientes con alopecia androgénica. También se ha hallado que los pacientes más jóvenes (30-40 años) pueden tener un riesgo más alto de desarrollar cáncer de próstata en el mediano-largo plazo. Es recomendable indagar sobre posibles síntomas como parte de la valoración de rutina de estos pacientes y, eventualmente, considerar su derivación oportuna al especialista.

Se ha hallado un incremento modesto del riesgo de linfoma en pacientes con dermatitis atópica. Depresión y ansiedad también son más frecuentes: la depresión llega a ser seis veces más común en individuos con dermatitis atópica que en la población general mientras que la ansiedad es hasta 4 veces más habitual. Cuando la dermatitis atópica se asocia a otras alergias o atopias como eczema, asma, fiebre del heno, alergias o intolerancias alimentarias debe sospecharse deficiencia de hierro. Este hallazgo es especialmente importante en niños y puede relacionarse a un estado de inflamación crónica y/o a nutrición deficitaria. Por otro lado, la presencia de niveles altos de cromo y calcio en el agua (aguas duras) se ha relacionado con un aumento de la probabilidad de desarrollar dermatitis atópica entre las personas que la consumen (especialmente en los niños).

Se ha observado que pacientes con vitíligo pueden presentar cambios lenticulares y anormalidades en el examen del fondo ocular por lo que es recomendable el seguimiento oftalmológico de estos pacientes. Por otro lado, tienen un riesgo más alto de desarrollar síndrome de ojos secos.

En el 50% de los casos aparece asociado a otras enfermedades como enfermedad inflamatoria del intestino (15-35%), artropatías (10-25%), hepatitis, cáncer, lupus eritematoso sistémico (con menos frecuencia), diabetes, obesidad y síndrome metabólico. Por lo tanto, es importante tener en cuenta la morbilidad alta que pueden presentar los pacientes con pioderma gangrenoso debido a las enfermedades asociadas.

Se ha asociado con alergias alimentarias y con la exposición a otros alérgenos externos; sin embargo, los resultados de los estudios no lo han demostrado. Puede tratarse con mofetil micofenolato. Omalizumab es un anticuerpo monoclonal anti-IgE, bien tolerado, que se administra en inyecciones mensuales y que ha mostrado eficacia en la resolución de signos y síntomas de la enfermedad tras 12 semanas de tratamiento.

Se ha asociado a dislipidemia con aumento de colesterol, triglicéridos y del LDL por lo que el seguimiento del perfil lipídico en estos pacientes es importante, especialmente en las formas generalizadas.

También se acompaña de dislipidemia con cambios en los niveles de glucemia, obesidad abdominal y aumento de la tensión arterial que requieren control y seguimiento habitual.

Mensajes claves

  • Enfermedades más o menos comunes en dermatología pueden acompañarse de morbilidad importante y predisponer a enfermedades más serias que han de sospecharse y prevenirse en la consulta dermatológica habitual.
  • Déficits nutricionales, factores ambientales, exposición ocasional a agentes infecciosos han de contemplarse en el diagnóstico y seguimiento de los pacientes.


Principales referencias bibliográficas

Conflictos de interés: el conferenciante declaró que no existían conflictos de interés relacionados con los contenidos de su ponencia.

Redactado por: Silvia Paz Ruiz, MD

Revisado por: Victor Desmond Mandel, MD


RESÚMENES

Fotoprotección

Nuevos conocimientos en fotoprotección

Harvey Lui, MD, FRCPC

Perlas médicas

Perlas médicas en dermatología

Keneth J. Tomecki, MD

Perlas terapéuticas

Perlas terapéuticas radicalmente diferentes

Theodore Rosen, MD, FAAD

Vacunas

Vacunas en dermatología y más 2018

Keneth J. Tomecki, MD

Zoonosis

Zoonosis: ¿amigos o enemigos de cuatro patas?

Tammie Ferringer, MD

Alopecia

Novedades en alopecia

Dra. Cristina Serrano Falcón

Enfermedades infecciosas

¿Qué hay de nuevo en enfermedades infecciosas en dermatología?

Keneth J. Tomecki, MD